lunes, 13 de abril de 2009

Un poema de Alberto Caeiro (poeta inexistente)


El misterio de las cosas, ¿ dónde está?
¿ Dónde está que no aparece
para mostrarnos al menos que es misterio?
El río y el árbol, ¿ saben algo de eso?
¿ Sabré algo de eso yo que no soy más que ellos?
Siempre que miro las cosas y pienso en qué piensan los hombres de las cosas,
me río cual regato en su fresco sonar contra una piedra.

Porque el único sentido oculto de las cosas
es el de no tener ningún sentido oculto.
Más extraño que todo lo que extraña,
que los sueños de todos los poetas
que los pensamientos de todos los filósofos,
es que las cosas sean realmente lo que parecen ser
y no haya nada que entender en ellas.

He aquí lo que mis sentidos por sí solos aprendieron:
las cosas no tienen significación, sino existencia.
Las cosas son el único sentido oculto de las cosas.

1 comentario:

Cosmicónic@s dijo...

Me encantó este poema de Caeiro, me fascina cómo imprime cada palabra en el verso.
Muy buena selección.