lunes, 26 de septiembre de 2011

21 gramos



Hoy hemos hablado en clase de Anaxímenes, que defendía que el principio del cual todo proviene es el Aire. Y que así como habría un aliento universal, ese aliento lo posee también el hombre mientras está vivo, y por lo tanto al expirar o morir el ser humano deja de tener ese aire vivificador en su interior.

En 1907 un tal Doctor Duncan Mac Dougall tuvo la ocurrencia de poner sobre una báscula la cama de 5 enfermos moribundos y comprobó una diferencia de peso de entre 20-50 gramos antes y después del fallecimiento.  Posteriormente envenenó a quince perros y en este caso no notó nada especial, de lo que debemos deducir tal vez que los perros no tienen alma.

El "experimento" carece de todo rigor aunque sí me parece muy claro en un punto. Que cada uno responda con sinceridad ¿Es este el tipo de "experimento" en el que nos sentimos inclinados a creer ?

Y suponiendo que lo de los 21 gramos fuese cierto ¿Debería tener esto alguna relación con el alma o su existencia?

Un libro interesante de Punset, aquí.

Y finamente citaremos que en un momento de la película, un personaje recita el comienzo de un sugerente poema del venezolano Eugenio Montejo que dice así:

La tierra giró para acercarnos,
giró sobre sí misma y en nosotros,
para juntarnos por fin en este sueño (...)


Como siempre, quien lo desee puede utilizar los comentarios.

9 comentarios:

María Gs dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
María Gs dijo...

¿Pero esos enfermos les pesaron justo antes de morirse? porque depende de la hora del día pesas más o menos y que justo digan: espera vamos a pesarle que se va a morir!es muy raro ajaj y que el alma pese también porque es algo inmaterial, será el aire que exhalas o algo.. jaja:)

Manuel J. Curiel dijo...

Pues sí, María, lo cierto es que el experimento no parece muy serio ya desde el planteamiento, y desde luego no se puede concluir nada acerca del alma incluso aunque fuese verdadera la pérdida de peso.

Quizá lo que asombra (y aquí nace la reflexión, del asombro) es la fuente inagotable de intuición,polémica y sabiduría que siguen suponiendo para nosotros los griegos.

Os recomiendo los fragmentos de Heráclito.

Alba Si dijo...

pero dependiendo de las creencias de las personas cada una puede creer cosas contrarias, dependiendo de si tiene un punto de vista religioso será el alma,pero si es desde un puento de vista científico será el aire que exhalas o algo ¿no?

M. dijo...

Claro Alba, un científico nunca aseguraría que es el peso del alma, y seguiría planteando hipótesis dentro de las condiciones materiales aceptadas por la ciencia y haciendo nuevos experimentos para confirmar dichas hipótesis.

Tampoco parece muy coherente que si quienes creen en el alma afirman que esta es inmaterial, tenga un peso en gramos. ¿No crees?

MaríaSA dijo...

Probablemente sea por así decirlo una mentira de los cristianos para "reforzar" su verdad...además los creyentes cuando hablan del alma no dicen que sea algo material, sino todo lo contrario. Asi que en ese caso...¿como va a tener peso?
De todas formas me pareció algo muy interesante y curioso

Manuel Curiel Arroyo dijo...

Estoy de acuerdo contigo MaríaSA en que es algo más curioso o incluso "literario" que otra cosa, aunque lo revistamos de un aura científica pero... no estoy de acuerdo en lo de "la mentira para reforzar la verdad": intentamos reforzar con verdades que creemos nuestras convicciones.

Aunque es, como diría Nietzsche "demasiado humano" pasar por alto muchas afirmaciones sospechosas si apoyan nuestras creencias más firmes, ¿verdad?

"Busqué grandes hombres, pero siempre encontré, únicamente, lacayos de su ideal."

Friedrich Nietzsche, Cómo se filosofa a martillazos.

Anónimo dijo...

No hagas caso a ese tipo de comentarios, a mi me parece muy interesante el blog y creo que debería haber más profesores con este tipo de iniciativas:)

Manuel dijo...

;-)