domingo, 3 de octubre de 2010

Heráclito: tres fragmentos para reflexionar



La vida es un niño que se divierte moviendo las fichas por el tablero; es el reino del niño. 


La trama invisible es más consistente que la visible.




Por mucho que te esfuerces, y aunque recorras todos los caminos, no podrás descubrir los límites del alma; así de profunda es la expresión que le concierne.  


(Fragmentos  18, 20 y 55. Trad. de Dionisio Mínguez, La sabiduría griega III: Heráclito, Giorgio Colli. Ed. Trotta)

4 comentarios:

Eugenio Sánchez Bravo dijo...

Te he seguido la corriente y he subido los fragmentos con los que explico a Heráclito más un texto muy bonito de Nietzsche sobre el niño que construye y destruye castillos en la arena...

http://auladefilosofia.net/2010/10/06/heraclito-de-efeso/

Hay que ver la cara de amargura que tiene Heráclito en el retrato de Rubens.

Me alegra que ver que has usado la traducción de Colli.

Un abrazo.

M. dijo...

Es que hay regalos que incluso son útiles :-)

Respecto a lo de Rubens... No sé por qué yo no imagino a Heráclito amargado ni desdichado. Pero debo estar equivocado, claro.

Un saludo y gracias.

Anónimo dijo...

son buenas frases que te dan que pensar. aunque para mi la 1 y la 2 vienen a tener un significado parecido: La trama invisible= azaar con que ocurren los hechos = el niño que mueve el tablero.


señor X

Manuel dijo...

A mi modo de ver el segundo fragmento es una atractiva imagen sobre la realidad que subyace a la apariencia.

El primero apunta al juego: este concepto siempre entronca con lo normativo, la regla del juego o la ley que, sí, puede ser la trama invisible, pero básicamente es la inocencia del jugar sin pensar en las consecuencias, sin remordimiento alguno. (Nietzsche bebe de estas fuentes).