domingo, 6 de diciembre de 2009

Vidas de santos: San Agustín 1



Quien esté interesado puede buscar fácilmente la continuación por sus propios medios.
Y para quien quiera, aquí puede echar una ojeada a las famosísimas Confesiones.

 "Pero, ¿en dónde está pues el mal, de dónde procede y por qué caminos nos llega? ¿Cuál es su raíz y cuáles las semillas que lo engendran? ¿O será acaso que el mal en sí no existe? Pero, ¿cómo, entonces, podemos temer y precavernos de algo que no existe? Puede ser que nuestro temor mismo sea vano; pero entonces el temor es un mal que sin causa nos aflige y nos hiere en el corazón. Un mal tanto más grande cuanto que no hay nada que temer y sin embargo tememos. Y entonces, o es realmente malo lo que tememos, o lo hacemos malo nosotros porque lo tememos. ¿De dónde viene, pues?"


S. Agustín Confesiones, LibroVII, cap. 5º.

2 comentarios:

Sara Blanco dijo...

"Le había amado como si nunca fuese a morir"

"¿Para qué vivir si lucha con la muerte es lucha perdida?"

"¿Por qué la perdida de la vida de los muertos, significa a veces la muerte de los vivos?"


Jo, qué bonito.

Anónimo dijo...

Gente de poca fe... Y hay muuuucho más.